BLOG

5 Tips para mejorar tus finanzas

¡Hola a todos/as! ¿Cómo andan?

Hoy vine a hablar sobre algunos puntos importantes para poder tener un mejor uso de nuestro sueldo.

Generalmente la gran mayoría de las personas usan sus ingresos sin llevar un control preciso de “a dónde va el dinero”. Estoy casi seguro de que la frase “no se en que gaste tanta plata” la dijiste más de una vez.

Esto es un problema, porque si no sabemos en que usamos nuestro dinero, nunca vamos a poder generar ahorros para luego poder invertirlos y obtener nuevos ingresos.

Por eso, esta vez vengo a dejarles 5 tips que te van a servir para poder mejorar tus finanzas personales.

1) Sumá todos tus ingresos y dividilo en horas.

Aunque parezca una pavada, muy poca gente sabe cuanto vale su tiempo. Es decir, cuanto cobramos por cada hora que invertimos de nuestro tiempo en el trabajo. Quizás parezca poco importante pero no lo es. Si nosotros conocemos con certeza cuanto dinero estamos cobrando por cada hora de trabajo, vamos a tomar mayor conciencia sobre el valor que tiene nuestro tiempo.

Esto nos sirve para poder medir el valor de las cosas en tiempo. Si una camisa nos cuesta $1000 pesos y cobramos $100 pesos por cada hora trabajada, entonces necesitamos trabajar 10hs para poder comprarnos una camisa.

Esto no quiere decir que no la vayamos a comprar, simplemente nos da la pauta de si realmente vale la pena utilizar nuestras 10hs de trabajo en comprar una camisa de $1000 o buscar una de menor valor.

2) Eliminar gastos innecesarios.

Creo que esto ya lo sabemos todos de memoria, pero, no todos lo hacen y es FUNDAMENTAL.

Tomate el trabajo de agarrar los últimos 5 o 10 resúmenes de tu tarjeta de crédito o los movimientos de la cuenta bancaria, fijate en que estuviste gastando y cuantos de esos gastos realmente fueron o no necesarios.

Es muy común que al momento de gastar en importes chicos no se le dé mucha importancia porque total “es poco” pero cuando vas sumando todos esos gastos pequeños te vas a dar cuenta que el resultado final es bastante mayor al que creías.

En este punto cada uno tiene que ser sincero consigo mismo y ver que cosas son realmente importantes y cuales podemos dejar de consumir para destinar ese dinero a un mejor uso.

3) No tener demasiado dinero en la billetera.

Este punto es bastante personal en realidad, pero a mi me ha dado mucho resultado y creo que a las personas que son compulsivas les servirá mucho.

A lo que me refiero es que no lleves dinero “de más” en la billetera porque muy probablemente lo vas a terminar gastando en pavadas.

No es lo mismo tener $300 pesos en la billetera que llevar $2000, claramente en el segundo caso tenés mucho más poder de compra. Al tener menos dinero en el bolsillo nos pone una barrera al gasto, de lo contrario, si queremos gastar más, vamos a tener que ir hasta un cajero automático, sacar plata y volver al lugar en donde queríamos comprar. Toda esta última secuencia nos desalienta a llevarlo a cabo y por eso terminamos ahorrándonos esos pesos.

Es verdad que ahora se puede pagar en varios lugares con tarjeta, pero por lo menos en Argentina todavía hay varios comercios que solo aceptan efectivo.

4) Crear un presupuesto y anotar los gastos.

Una vez más volvemos a lo obvio pero mucha gente no lo hace y es importantísimo.

Es fundamental armarnos un presupuesto en donde tengamos anotado todo lo que ingresa y todo lo que sale.

Identificar cuales son gastos fijos, cuales son variables, que deudas tenemos que cancelar primero, que porcentaje de los ingresos utilizamos solo en gastos fijos, cuanto en ocio, en estudios, etc.

Todo esto lleva su tiempo, pero nos da certeza y la capacidad de poder tomar decisiones concretar para modificar nuestra situación financiera, de otra manera, vivimos gastando la plata a lo bobo.

5) Genera el hábito de ahorrar.

El primer consejo: ahorren en moneda dura.

Tristemente los pesos Argentinos son castigados históricamente y esto nos obligado a pasarnos a otra moneda, el dólar.

Si queremos que nuestros ahorros preserven, por lo menos, su poder adquisitivo tenemos que tenerlos en una moneda que no se devalúe constantemente.

Hay quienes ahorran lo que les sobra después de gastar, pero creo que la mejor forma es la inversa, es decir, ahorrar primero y gastar después.

Si primero gastamos y después ahorramos es muy probable que el resultado final sea un ahorro muy pequeño, en cambio, si primero nos obligamos a destinar “x” cantidad de nuestro ingreso a ahorrar, el resultado va a ser mayor.

Es muy importante que ese ahorro tenga una finalidad, ahorrar por ahorrar no es perdurable, pero si nos ponemos un objetivo a futuro va a tomar fortaleza hacer el esfuerzo.

Espero que les sea útil y para cualquier consulta que tengan pueden enviarla a nuestra casilla de mail.

Si te pareció que este artículo es interesante y no queres perderte los siguientes post, podés suscribirte para recibirlos directamente en tu mail!

Recorda que podes aprender con nosotros haciendo miembro premium.

Les dejo un fuerte abrazo!

Gonzalo Pagura

Ceo&Founder